Buscar
  • Sébastien Bangandu

Durante el pasado mes de octubre del año 2022, precisamente del 9 al 31, en la parroquia de San Andrés Apóstol, un grupo de personas temerosas, pero con la alegría de Cristo en su corazón, buscando poder colaborar con la misión que el mismo Cristo nos encargó hace casi dos mil años, empezaron a reunirse para realizar una misión intensiva en el territorio parroquial conocido como Prolongación Palma.

Después de algunas sesiones de preparación, el equipo compuesto de Oscar Borja Padilla, Esther Olivares, el padre Sébastien Bangandu, Olga Diaz, Miranda Camacho Iliana Héctor Carillo, Marta Flores Viveros, Claudia López, Giovani, Esperanza Orta, llegó a la conclusión de que era momento de salir a las casas de los vecinos del pueblo.

Primero a escuchar sus necesidades, segundo para llevar una respuesta a esas necesidades y tercero para llevar la respuesta definitiva que es Cristo el amigo de todos. No fue una tarea fácil pero el señor que no se equivoca siempre estaba con nosotros.

No me refiero sólo los misioneros, es decir, el grupo encargado de la organización de la misión, sino también al Padre Sébastien, sacerdote asuncionista que con alegría y diligencia contribuyó a la realización de esta misión.


Una de las primeras preguntas que se hizo el equipo de misión fue: ‘De dónde sacar tantos misioneros? La respuesta se tuvo en el equipo de catequesis que llevaban año y medio trabajando. De ahí surgieron estos misioneros espontáneos tal vez, pero con la seguridad de que estaban seguros de quién hablarían.

Tuvimos dos semanas de preparar dicha misión, primero por el equipo coordinador ayudado y guiado por el padre Sébastien y dos semanas más con los Misioneros de todas las edades salidos de los distintos grupos de catequesis.


Dos temas nos guiaron durante la etapa de preparación: uno sobre la escucha y otro sobre el Kerigma. El primero lo realizó el padre Sébastien, el segundo fue realizado por Olga Díaz. Los dos temas se basaron sobre Evangelii Gaudium. Siguió el recorrido del barrio por el equipo misionero, el en cual se colocaron volantes y carteles para invitar los habitantes del barrio a participar.

Se empezó a misionar, llevando a cabo la alegría del Evangelio a cada uno de las familias visitadas: Primero escuchando sus necesidades, poniendo como prioridad la oración del grupo misionero para que esas necesidades sean escuchadas por el Dios Todopoderoso.


Segundo llevar una respuesta a esas necesidades donde encontramos que la respuesta estaba la vuelta de la esquina, es decir, Dios está siempre presente en el hombre que sufre y que lo necesita.


Pero que inundado por el mundo y sus pecados no es capaz de reconocer que su necesidad absoluta es Cristo. Pero para eso estaban los Misioneros que con pocas palabras le decían a los visitados si yo estaba hundido y marginado sin Dios.

La primera salida para el primero visiteo se realizó el domingo 9 de octubre, precedido por el envío misionero. El segundo visiteo tuvo lugar el 16 de octubre. El domingo 23 de octubre se celebró una eucaristía para clausurar la misión. Participaron los misioneros, así como un buen numero de gente del barrio. Después de misa se realizó un convivio en la cual se compartieron alimentos y bebidas. En la parroquia, dicha misión se clausuró con la misa de 10:30.

Fue una misión llena de luces y sombras, pero que gracias a Dios las luces fueron más visibles que la sombras. Tú también puedes salir a flote y disfrutar de la alegría y de la presencia real de Cristo en tu vida.


Gracias a ese trabajo un poco improvisado tal vez, pero con la alegría de saber que no íbamos sólo, que estábamos acompañados del Dios por quien se vive, se lograron recoger algunos frutos que según la Escritura son grandes fiestas, porque hay más alegría en el cielo por uno que se vuelve a Dios.


Y en esta misión no fue una, sino más bien dos casas de oración que con la bendición de Dios y la intercesión de María Santísima se llegaron establecer. Llegarán a buen puerto. Sin más por el momento, se despide de este artículo misionero. La gracia de nuestro señor Jesucristo los acompañe hoy, mañana y siempre. Su Hermano en Cristo Jesús,

Geovani Rodríguez Santillán

196 visualizaciones0 comentarios
  • Sébastien Bangandu

Actualizado: 18 oct


Me recuerdo con alegría el día en que inicié el retiro para catequistas en la Casa Tétela en Cuernavaca-Morelos, en compañía del párroco Joseph Mahamba, Maricarmen Martínez Álvarez, Bollo Aurora Maltos y su esposo Rafa Martínez Guízar, junto con trece hermanos miembros de la parroquia de San Andrés Apóstol. ​

Cuando me inscribí para este retiro, solo esperaba ansiosa esta fecha ya que desde hace un tiempo atrás ya me había llamado nuestro Señor, para servirle como catequista, pero yo lo realizaba desde mi hogar. ​ En varias ocasiones el padre Joseph me invitaba a participar en el grupo de la catequesis de la parroquia de San Andrés Apóstol, pero por falta de compromiso mío no lo llevaba a cabo. ​

El día que me presenté para irme al retiro, decidí ser obediente a que continuara, en adelante, para que, a través de mi servicio de dar la catequesis, mi fe se fortaleciera y cumpliera fielmente el llamado que Dios me ha hecho. ​

En esos días compartieron el párroco Joseph, Maricarmen, Bollo y Rafa. Dieron varios temas hermosos en donde mi fe se reafirmó y aprendí más acerca de Dios.

Agradezco a nuestro Señor todas las bondades que recibimos día a día, simplemente el haber compartido estos momentos con gente tan maravillosa, tan comprometida con el servicio que Dios les a destinado. Por este motivo quiero ser como ellos, al comprometerme y dejarme guiar. ​

Después del retiro se llevó a cabo siete platicas más cada quince días. Nos reuníamos en la parroquia los viernes por la tarde. Estos momentos eran muy emotivos y nos ayudaron a seguir conociendo a Jesucristo.

Los domingos nos reuníamos con un grupo de papas de jóvenes que se están preparando para su primera comunión y confirmación. A través de estas pláticas que se realizan de forma consciente y con responsabilidad, se les quiere transmitir la fe a partir de la meditación del evangelio. ​

Estoy agradecida con Dios por darme la oportunidad de servirle a través de este apostolado. De igual manera, quiero agradecer a los sacerdotes de mi comunidad que son unas personas extraordinarias y entregadas al servicio de Dios y del prójimo. ​

Mi agradecimiento va igual a los coordinadores del grupo de catequista. De verdad, tengo mucho que aprender de ellos. Su fortaleza en el compromiso con Dios, su sencillez, su sentido de responsabilidad, me han ayudado mucho a seguir adelante. ​

Queridos hermanos, los exhorto a conocer a Dios a través del Evangelio. Dios nos ama. No estamos solos. Seamos instrumentos para el servicio de Dios. Que Dios los bendiga siempre y que estén muchos años en seguir sirviendo a Dios y a su pueblo en nuestra parroquia de San Andrés Apóstol. ​

Irma Ramírez, Catequista



159 visualizaciones0 comentarios
  • Sébastien Bangandu

El territorio de México era una misión de la Provincia de América del Norte, así como Canadá y los Estados Unidos de América. En octubre de 1945, el P. Casiano Dubost (1891-1954), religioso asuncionista de origen francés, perteneciente a la Provincia de América del Norte, que era párroco de la iglesia hispana de Ntra. Sra. de Guadalupe en Nueva York y gran devoto de la Guadalupana, vino en peregrinación al Santuario de la Virgen de Guadalupe en México, con ocasión del 50 aniversario de la coronación papal de la Virgen Morena como Reina de México y Emperatriz de América.

En aquel entonces, México estaba bajo la persecución anticlerical del presidente Calles, la cual fue el origen de la gran carencia de sacerdotes. De ahí le vino la idea de intentar una fundación asuncionista en México para difundir el carisma de la congregación. Cabe señalar que ya en los años 40 venían los padres Asuncionistas a misionar con algunos jóvenes estadounidenses.


De regreso a Nueva York, el P. Casiano aprovechó la ocasión del Capítulo Provincial de los Asuncionistas para sugerir la propuesta de una fundación en México. En el año 1946, el Padre Wilfrido Dufault, provincial de América del Norte, tomando en cuenta la sugerencia del P. Casiano, lo nombró responsable de la nueva fundación, y el P. Bernardo Guillet como su compañero. Los dos hospedados con los Padres Agustinos en Sta. Teresita en la colonia Lomas de Chapultepec.


Pocos días después, el P. Casiano, acompañado por el P. Ignacio Flores OSA., ecónomo provincial, visitaron al Sr. Luis Ma. Martínez, Arzobispo Primado de México, quien dio al P. Casiano permiso para buscar una posible fundación Asuncionista en su Arquidiócesis.


Inicios de la Fundación


Después de muchos intentos a través del país, especialmente Acapulco, Guerrero, la Votiva en el Paseo de la Reforma, Xochimilco, no se encontraba un sitio digno del inicio de una fundación asuncionista. En la colonia San José Insurgentes, aún en proceso de urbanización, se proyectaba construir un templo dedicado a San José, pero dicho proyecto todavía no se había realizado. Solamente había una modesta capilla.


Por sugerencia del comité de Caballeros Guadalupanos y por aprobación del Sr. Luis Ma. Martínez, Arzobispo Primado de México, para perpetuar el recuerdo del cincuentenario de la coronación de la Virgen de Guadalupe como Emperatriz de América, se construiría una capilla o iglesia.

El 12 de diciembre de 1945 se colocó la primera piedra y se bendijo la obra de lo que sería el santuario provisional de la Emperatriz de América. En ese tiempo, la capilla pertenecía a la parroquia de Sto. Domingo de Guzmán de Mixcoac. Su primer capellán fue el Pbro. Benigno Ugalde, sacerdote diocesano.


La designación del P. Casiano como capellán del Santuario fue sugerida por el R.P. José A. Romero, un sacerdote jesuita, que lo conocía por sus grandes cualidades y por su gran amor a la Virgen de Guadalupe.

El 24 de febrero de 1947, Mons. Luis María Martínez, Arzobispo Primado de México, firmó el documento en el que confiaba el santuario y nombraba capellán al P. Casiano. Poco después, con las autorizaciones y permisos respectivos, se le cambió el título de "Capilla de San José" por el de "Nuestra Señora de Guadalupe, Reina de México y Emperatriz de América".

Al recibir el oficio de capellán del Santuario el P. Casiano soñaba en convertir la modesta capilla en un gran santuario, dedicado a Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de América.


Origen del nombrede la parroquia

Según el padre Casiano, la nueva advocación añadidaal glorioso título de la Virgen de Guadalupe es debida a la feliziniciativa del papa Pío XII, quien, en medio de las grandiosas fiestasde la Coronación de la imagen milagrosa en 1945, en el momento en el que dirigía su Radio-Mensaje a toda la América, movido por una inspiración celestial, exclamó: ¡Viva la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América y Reina de México!' Y desde entonces toda la América Latina, tras del Pontífice de Roma, saluda a la Virgen de Guadalupe como su excelsa Emperatriz.


La Parroquia Emperatriz de América, mejor conocida como la Iglesiade "La Bola", debido a que está situada frente al parque que tiene en su centro una gran bola blanca, pero también por la forma peculiarde su cúpula. Esta parroquiaestá situada sobre la calle Mercaderes 99, colonia San José Insurgentes, delegación Benito Juárez,en la ciudad de México.


Primera visita del provincial

Ennoviembre de 1947, el padre Wilfrid Dufault a.a., Superior provincial de América del Norte en aquel entonces, ansioso por palpar la realidad de la nueva fundación, efectuó una visita a México. Estuvo muy contento de conocer dicha fundación, aún en el período de inicio y de organización.


En efecto, el primero superior de la misión fue su fundador, el padre Casiano Dubost a.a. En marzo de 1951, fue reemplazado en esta responsabilidad por el padre Juan Pablo Trottier a.a. (1913-2004


Organización de la primera kermés


En vista a los trabajos de construcción que iban a comenzar, la nueva fundación, bajo el impulso del padre Casiano, comenzó a buscar formas de recaudar los fondos necesarios, animando a la feligresía a participar activamente a este proyecto importante de la futura parroquia. Así se organizó la primera kermés de la nueva parroquia.

Al mismo tiempo, para poder mantener una comunicación constante con la feligresía y garantizar la buena circulación de la información, inicia el 2 de octubre de 1948, el boletín mensual del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que se llamará: ‘Entre Ríos’.

Asimismo, la primera kermés se llevó a cabo el domingo 28 de noviembre 1948. Su realización fue precedida por un tiempo de preparación. El primer encuentro de preparación tuvo lugar el jueves 4 de noviembre. Participaron a este encuentro todos los llamados ‘trabajadores de la kermés’. Se repartieron diferentes responsabilidades, así como boletos, volantes y carteles.


En 1947 se inicia la obra de la capilla provisional y se planea el proyecto de la parroquia por el padre Casiano Dubost, a.a. Mientras tanto se usa el salón parroquial para las celebraciones.


Tres años después, precisamente el 23 de abril de 1950, dicha capilla será bendecida solemnemente por Mons. José de Jesús Manríquez y Zárate . Así se vio realizado parte de un proyecto elaborado por arquitectos reconocidos y aprobado por las autoridades eclesiásticas.


Construcciónde criptas

Después de la bendición de la nueva capilla, el padre Casiano animó la feligresía a seguir trabajando, recordándola que la obra no ha parado y seguirá adelante al paso que todos pudieran o quisieran. El día 8 de diciembre de 1951 se colocó y se bendijo la primera piedra de la construcción de las criptas. En el mismo año, se realizó la excavación de las criptas.


Al principio del año 1953, se comienza la mera obra de las criptas, bajo la dirección del arquitecto responsable, el señor Juan Álvarez Domenzain, un fiel y dedicado amigo y consejero del P. Casiano, y se espera concluir en diciembre del mismo año para poder celebrar la misa de navidad en la nueva capilla de las criptas.

El 22 de enero de 1954, muere súbitamente el padre Casiano Dubost por un infarto al miocardio, mientras estaba supervisando los trabajos de construcción. Ya no podría ser testigo de la gran obra que había iniciado por voluntad de Dios. Quedó como capellán el P. Bernardo Guillet.


Tras la muerte repentina del P. Casiano, el "Comité Guadalupano", formado por Rafael Iglesias, José Cano Flores, Salvador Madero, Gabriel Monterrubio, María Lavalle, Jesús Ugarte y muchos otros integrantes de las diferentes comisiones, organizó un encuentro a la que participaron el Padre provincial, P. Enrique Moquin a.a., así como un buen número de feligreses de la colonia.


El objetivo del encuentro fue de animar a todos de seguir adelante con las actividades proyectadas a fin de recaudar los fondos necesarios para seguir con la obra.


Celebración de la fiesta patronal


El doce de octubrede este año de 1954 se celebróla fiesta patronaldel Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de América y Reina de México.


Cabe señalar que, por motivo de la celebración del día de la Raza, se escogió la fecha del 12 de octubre como fecha de la celebración del aniversario de la parroquia. Así, además de tener su propia fiesta patronal, se respeta que el día 12 de diciembre, solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, sea patrimonio de toda América Latina.


El programa de esta jornada solemneincluía mañanitas y misa a las 5 de la mañana, misas de comunión a las 7, 8 y 9 de la mañana; misa solemne a las 10:30, presidida por el padre José Clemente Flores, Superior provincial de los Agustinos (provincia de Michoacán), acompañado de tres concelebrantes. Cubrirá la parte musical un nutrido coro con acompañamiento de orquestra ejecutando la misa ‘Jucunda’ de Franco Vittadini. Al órgano, el distinguido maestro Jesús Estrada.


Luego se celebró una misa nupcial de la Sra Marta Alnarde R. con Víctor Torres. A las 7 de la noche se realizó el Solemne función de ‘La Salve’ con rosario cantado, el ofrecimiento de flores y la bendición solemne con el Santísimo Sacramento.


Al final, se ejecutó el canto del Himno Guadalupano. La velada Literario-Musical en honor de la Virgen de Guadalupe concluía la jornada solemneen nuestro Salón de Actos Culturales. Fue un momento de mucha emoción y de gran alegría.


Inauguración de criptas


Después de variosmeses de trabajointenso y de dedicación, se inauguran las criptas. El evento tuvo lugar el día 19 de marzo de 1954, con la solemne bendición por el Sr. Arz. Mons. Luis María Martínez. Y los primeros restos que se depositaron en ellas fueron los del P. Casino Dubost, a.a.


Desde entonces, dejan el templo provisional. Para rentabilizar esta obra maravillosamente elaborada, un comunicado del Salón de Actos Culturales invitaba a la feligresía de apartar los nichos para sus difuntos.


Por iniciativa de German Genette a. a., esta capilla se convierte en el salón parroquial que hasta la fecha usamos. Al principio se proyectaban películas para recaudar fondos para la obra de la parroquia.


También en este mismo año, el 12 de octubre, se bendijo la Casa de San Vicente, en la calle Cordobanes no 18. Dicha casa contaba con desayunador para niños, proveeduría, ropero, guardería, salones de clase y un espacio suficiente para juegos infantiles. En la planta baja se proyectaba el dispensario y la farmacia.


Construcción del templo

Al terminar los trabajos de construcción de las criptas, todos los esfuerzos se orientaron hacia la construcción del nuevo templo parroquial. Todo empezó en una pequeña capilla improvisada, de paredes de madera y techo de lámina, en el terreno en el que se construiría el templo que ahora conocemos.

Para poder continuar con la construcción de la iglesia superior, el P. Mauricio continuó organizando eventos para obtener fondos, entre ellos la kermés, que año con año tenía mucho éxito.


Si bien algunos estaban complacidos con el diseño del templo, había muchos que estaban en contra de este. Muchos quisieron conservar lo que siempre habían visto, y se pusieron en contra de la minoría que quería algo diferente, que sale de la costumbre. Comenzaron por construir las ojivas que sostienen la cúpula.


Erección canónica de la parroquia

En agosto de 1955, antes de viajar por Nueva York donde había sido nombrado como párroco de Nuestra Señora de la Esperanza, el P. Bernardo Guillet, que sustituyó al P. Casiano como capellán del Santuario, tras un escrito que relataba las actividades del santuario desde su inicio, solicitó su elevación a la categoría de parroquia. Dicha solicitud encontró una respuesta positiva de parte de las autoridades de la arquidiócesis de México.


El jueves 21 de noviembre de 1957 a las 19 horas, tuvo lugar la erección canónica de la parroquia Emperatriz de América. Ejecutó el Decreto de Erección, con representación y delegación del Sr Arzobispo Primado de México, el Sr Francisco Orozco Lomelí, Obispo Titular de Vita y Vicario general de México.

Siguió la misa solemne con asistencia al Trono del Sr. Arzobispo Primado de México Sr. Francisco Orozco Lomelí, durante la cual se dignó ocupar la Cátedra Mons. Enrique Glennie y que cantó el primer párroco de la Emperatriz de América, el Padre Mauricio Gagnon, a.a., de origen canadiense.En ese mismo año llegó a colaborar en la recién nacida parroquia el P. Francisco Soutberg, a.a.


En junio de 1961, el P. Mauricio Gagnon regresó a Canadá, después de seis años de ejercicio de su responsabilidad como párroco de la Emperatriz de América. En su lugar fue enviado el P. Juan Pablo Trottier, a quien correspondió el 12 de febrero de 1963, preparar la solemne bendición e inauguración de la iglesia superior por Mons. Miguel Darío Miranda.

Desde su fundación hasta la fecha, la parroquia Emperatriz de América sigue su caminar apostólico, difundiendo la Buena Nueva de nuestro Señor Jesucristo, inspirada por el carisma de los Agustinos de la Asunción.


Muchas generaciones de laicos, jóvenes religiosos en formación, así como padres Agustinos de la Asunción han pasado por este Santuario dedicado a la Santísima Virgen María de Guadalupe, Emperatriz de América,al servicio del Reino de Dios.


El 12 de octubrede este año, la parroquia celebrara su fiesta patronal. ¡Que Dios siga bendiciendo el trabajo apostólico de los Agustinos de la Asunciónen esta parroquia y que Venga su Reino en México!

P. Sébastien Bangandu Mwanza, a.a.


Fuentes:

-Revista Entre Ríos, Santuariode nuestra Señorade Guadalupe, 1948.


-P. Gary Perron, P. Teodoro Asarta, Carmelita Monterrubio, Lupita Belmont, Patricia Páramo, Yolanda Rocha, María Urrutia, " 50 años. 1947 - 1997. La Asunción en México. Parroquia Emperatriz de América", 1997.


-Jean Paul Perrier-Muzet, a.a., Tour du monde assomptionniste en 41 pays, in

Cahier du bicentenaire d’Alzon, n°1, 2010.


-Rafael Huerta Ramos, a.a., Exposición elaborada en torno a la fiestapatronal de la parroquia Emperatriz de América, diciembre 2020.


-Fotografías del archivo parroquial escaneadas por Fernando Díaz, 1947-2005.






325 visualizaciones0 comentarios
1/20