Encuentro juvenil Dalzoniano

Hugo

El Encuentro juvenil Dalzoniano, es la reunión de todos aquellos jóvenes que han tenido contacto con el carisma y la espiritualidad de la Asunción, con motivo de un aniversario más del paso a la vida plena de nuestro fundador el P. Emmanuel D’Alzon. Los participantes se reunen con la intensión de profundizar sobre la vida y obra de nuestro fundador, su tiempo y sus retos, su espiritualidad y sus conflictos. Pero también en esta reunión se compartan las experiencias vividas en este caminar de ser cristianos desde las intuiciones de nuestro fundador.

Este encuentro va dirigido a todos los muchachos y muchachas, así como laicos comprometidos, que han caminado con nosotros en misiones de Semana Santa, misiones de verano, misión de adviento, Encuentros juveniles, convivencias, Pascuas Juveniles, Veladas, Retiros, etc. El Dalzoniano por estas características y a quien va dirigido, se concentra en tres dimensiones:

Existencial, que lleva al joven a valorar su vida, su familia, su entorno, su historia y lo coloca ante su realidad como protagonista.

Animación misionera: coloca al joven ante el proyecto del Reino de Dios, lo insta a dar testimonio de su vivencia cristiana en su persona y su entorno y lo compromete a compartir su fe con los demás en las misiones, y a participar activamente en su comunidad local en el servicio a la Iglesia como catequistas, coordinadores juveniles, encargados de capilla, organizadores de encuentros retiros, veladas, coros, etc.

Promoción vocacional: ayuda a que el joven se plantee la posibilidad de vivir una experiencia de discernimiento vocacional en la que descubrirá si Dios lo llama a la vida religiosa o sacerdotal, en una comunidad religiosa, en una diócesis, o como laico comprometido en la sociedad.

Esto último se propicia con un panel vocacional y una feria de las vocaciones, a la que se invita a distintos Institutos de vida Consagrada, masculinos y femeninos, sacerdote diocesano, y laicos comprometidos.

 

Esta aventura inició hace 20 años. La idea es ir cambiando de sede cada año para que los jóvenes tengan la oportunidad de conocerse, convivir entre ellos y compartir la alegría de haber sido llamados por Dios a la Vida, al seguimiento de Jesús y a construir el Reino de Dios en sus ambientes.

Las sedes reconocidas han sido: Magdalena, Rio Moreno, Mata Tenatito, Loma Mulato, Ciudad de México, Providencia, Coetzala, Zapoapan, Naranjal, Cuichapa, Tlilapan. El reciente Encuentro Dalzoniano tuvo lugar en Jalapilla-Veracruz.

                                                   Hno Hugo Fernando Morales Ballestero, a.a.

El D'Alzoniano en tiempos de pandemia

En tiempos de pandemia, convertimos el miedo en esperanza y participamos en el encuentro d’Alzon convencidos de que hoy, es cuando el mundo más nos necesita. Frase del D'alzoniano XXII online. Cómo bien dice la frase, fue en tiempo de pandemia, fue un poco más complicado ya que es uno de los primeros encuentros d'Alzonianos realizado de manera virtual, fue un desafío, pero no imposible, sobre todo por la metodología que nos tocó a cada uno desenvolver en los trabajos que realizamos y así sucesivamente.

Todo esto nos llevó a tener dificultades para la organización, pero trabajando en equipo logramos sacar adelante todo, claro, no podíamos dejar pasar la celebración de la Pascua de nuestro fundador el “Venerable Padre Manuel d'Alzon” aun en estos tiempos difíciles que estamos viviendo, pues es cuando más tenemos que salir al encuentro del y con el hermano, para trasmitir el reino buscando los medios para esto.

Fue así que decidimos transmitir la alegría de ser parte de la Fraternidad Asuncionista por medio de las redes sociales, usando el #Dalzoniano_online, como dice el Papa Francisco “Jóvenes, hagan lío” haciendo resonancia a estas palabras decidimos iniciar este encuentro con los jóvenes valiéndonos de los recursos en línea como son conferencias virtuales.

Fue una experiencia muy diferente sin embargo fue maravillosa, trabajar desde una línea diferente a lo que son normalmente los encuentros d'Alzonianos nos impulsó para no perder el espíritu “Asuncionista” y para llenarnos del gozo del Señor Jesucristo, siendo nuestra fuente de inspiración, el padre Manuel d'Alzon.

Uno de los temas con el que iniciamos el encuentro fue “la vida de Manuel D'alzon” el cual tuve el honor de desarrollar.

 

Nuestro segundo tema fue “La Asunción y la fraternidad” impartido por nuestro Sacerdote el Padre Oswaldo García, continuamos con “La dimensión social de la fe” desarrollado por Maricarmen Martinez, en el cuarto tema tuvimos como título “ Fraternidad a escala del mundo entero” dado por Marlen Morales , llegando a la conclusión de nuestros encuentro con “la alegría de la fraternidad” por Aurora Bollo.

Al mismo tiempo realizamos algunas otras actividades dentro de la cuenta de Facebook. Con la ayuda de ellos y el consejo de Fraternidad todo esto fue posible. Agradezco a todos lo que estuvieron presentes y al apoyo que recibimos de las personas.

Karlet Martínez Ponce, miembro del OPAM

Encuentro juvenil Dalzoniano en Paraje Nuevo - Veracruz

Los jóvenes de FRAS (Fraternidad Asuncionista), se dieron cita el día 22 al 24 de noviembre 2019 para celebrar 139 años de la pascua del Padre Manuel D'Alzon, fundator de los Agustinos de la Asunción. 

 

En esta ocasión fue un evento organizado casi al 100% por FRAS, en el cual se ha notado mucho el protagonismo juvenil, así como la creatividad y la iniciativa. El tema propuesto para este Dalzoniano fue: ''Cultivar la pasión de la Esperanza con Manuel D'Alzon''. Basado en la carta de nuestro superior general sobre la Esperanza.

 

Los jóvenes dieron cuenta en sus reflexiones sobre la importancia de la Esperanza, en un mundo donde la delincuencia, secuestros y asesinatos, parecieran dejar sin futuro a los jóvenes.

 

Entre las actividades más sobresalientes, que giraron en torno al tema: estuvo: Charla sobre la esperanza por el Padre Oswaldo García Sánchez, Rally de la Esperanza, en el que en cada estación además de los juegos y retos, ellos daban cuenta de algún slogan sobre la esperanza, Marcha por la Paz y la Justicia, Hora Santa por la Paz.

 

Y al final un compromiso por trabajar por el reino de Dios, en el que se les entregó la Cruz Asuncionista para los jóvenes y se les invito a la  misión de Adviento que será del 13 de diciembre al 22 en algunas comunidades de la parroquia de Tlilapan.

  

Como cada año este evento nos deja una gran satisfacción, a la vez que el reto de seguir trabajando con los jóvenes desde la espiritualidad dalzoniana, comprometiéndolos cada día más al servicio de la instauración del Reino en sus ambientes.

 

Agradecemos a los jóvenes que integran el consejo de FRAS por sus desvelos en la planeación no solo de este evento sino de todos los demás, misiones talleres, retiros. 

 

Agradecemos a la parroquia de Nuestra Señora de los dolores, de Paraje Nuevo, así como a su Párroco: Julián Andrés Verónica Fernández, que, junto con su consejo, hizo posible que esto se llevara a cabo.

 

Agradecemos a los jóvenes de la Pastoral juvenil de Paraje Nuevo, y a todos los que asistieron. Gracias por sus energías, por sus ánimos y su compromiso. Enhorabuena!!

 

 

                                                                     Pbro Marciano López Solís, a.a.

Manuel D'Alzon, un modelo de vida joven

Este encuentro juvenil D’Alzoniano 2018, ha sido de muchas emociones. Contamos con la participación de Jóvenes en un ambiente diferente a sus vidas cotidianas, jóvenes fuera de su zona de confort, jóvenes con adicciones y problemas.

 

A pesar de todo esto, no carecemos la alegría que caracteriza al joven siempre movido e impulsado por el espíritu, el mismo que acompañó a Manuel D´Alzon.  

  

Cada joven comprometido aportó para este gran evento su entusiasmo, expectativas y un sinfín de sonrisas con vistas al Reino. En medio de los jóvenes se pudo respirar siempre un ambiente de gran alegría. Ayudados por los coordinadores y misioneros asuncionistas, cada uno de ellos dejó florecer la enorme capacidad de amar y ser amado.

 

Además, cada uno tenía el potencial de encontrar inquietudes por las diferentes vocaciones. Así se motiva al joven para ir más allá, poniendo al servicio del prójimo todo lo necesario insertando. El único objetivo es tener el amor de Dios en sí mismos y en los demás.

 

Una frase que cambia totalmente la mentalidad de un joven comprometido al servicio de la iglesia es; “Somos especialistas en el amor, pero un amor temporal”. Estas palabras pueden sonar sin sentido o tan liquidas como la sociedad en la que vivimos. 

 

Pero guiadas por uno de los padres asuncionistas, hacen eco en la mente y corazón del joven que lo escucha y logra así un cambio positivo de los que en verdad el mundo necesita ¨Jóvenes por el Reino”.

 

Cada D’Alzoniano va a tener una experiencia diferente. Siempre vas a tener la oportunidad de ver caras nuevas o tal vez las mismas de siempre, pero en cada uno de esos jóvenes se verá reflejando el amor.

 

A veces los jóvenes somos juzgados por “el amor loco” que le tenemos a Dios, tal vez por nuestra de actuar, de vestirnos, de pensar. Y es difícil recibir las burlas de los demás. O a veces la falta de apoyo de nuestra misma familia, de amigos.

 

Pero es importante tener presente siempre a Dios en tu corazón, porque a Él muchas veces lo juzgaron, se burlaron de él, lo escupieron.  Pero siempre tuvo la cara en alto por el Reino.

 

Por nosotros que nos ama incondicionalmente a pesar de todo, tenemos que tener la cara en alto y seguir llevando el mensaje “Venga tu Reino” a cualquier lugar.

 

Finalmente, como joven valiente, joven como D´Alzon “toma tu cruz y sígueme”, es para mí la experiencia en este encuentro D’Alzoniano numero veinte.

                                                                                                                                                                                                                 Iris Tello

                                                                      Fraternidad Asuncionista

Encuentro juvenil Dalzoniano 2016 en Cuichapa - Veracruz

Este año el encuentro juvenil Dalzoniano tuvo lugar en la parroquia de san Isidro Labrador de Cuichapa (Veracruz), el pasado fin de semana del 25 al 27 de noviembre de 2016 bajo el lema: “Padre d’Alzon y la misericordia”. En el mismo participaron unos 300 jóvenes pertenecientes a varias comunidades de dicha parroquia.

 

Previamente, durante tres meses, se efectuaron reuniones de trabajo del comité de organización en las que se abordaron diferentes temas como el presupuesto del evento, las fechas posibles y los medios para conseguir el dinero necesario para la organización del dicho encuentro; todo bajo la responsabilidad del hermano Marciano Solís López (Chano).

 

Estas reuniones nos permitieron organizar ventas de bazar, aprovechando los mercados de jueves y sábados de cada semana, un kermes, dos rifas. También contamos con la generosidad de algunos bienhechores y personas de buena voluntad.

 

Un grupo de voluntarios ayudó a realizar estas ventas, en él participaron Maricarmen, Ivonne, Graciela Bernal Cortés así como los hermanos German González, Sergio Piedad y Yair Camacho. También el comité de organización contó con el apoyo de la pareja Juan Manuel y María Pineda de la parroquia de San Andrés.

 

El viernes 25 de noviembre, salimos de Casa Manuel (México) a las 7:30 de la mañana. Estuvimos veinticuatro personas entre las cuales había: laicos, religiosos asuncionistas, una hermana Oblata de Jesús y una hermana Orante de la Asunción.  El viaje fue tranquilo gracias a nuestro chofer habitual, el señor Emilio. Llegamos a Cuichapa a las tres y media de la tarde.

 

La llegada de los jóvenes tuvo lugar el viernes 25 de noviembre. Ya desde la entrada al recinto de la parroquial, todos recibimos de parte del equipo de la recepción (Ivonne, Mari Pineda, así como las hermanas Carmen, religiosa Oblata y Stephanie Mbambu, religiosa Orante de la Asunción) todo lo necesario para nuestro encuentro. Tras instalarnos en el salón de acogida, nos alistamos para participar a las actividades iniciales del encuentro.

 

Durante este encuentro fueron programadas tres conferencias. La primera trató, por una parte, de la realidad actual de los jóvenes, sus inquietudes, esperanzas y cuestiones; y por otra, la actitud del joven d’Alzon frente a los desafíos de su tiempo. La segunda conferencia trató del rostro misericordioso de Dios.      

 

Esto para ayudar a los jóvenes a acudir a Dios que nunca abandona a los que cuentan con su gracia. La tercera conferencia trató del padre d’Alzon como ejemplo de la misericordia. La animación estuvo asegurada por Tony Miranda y el ministerio Shadday. Iniciamos el encuentro con la invocación al Espíritu Santo seguida por una breve oración. Luego se dio la bienvenida a todos los participantes, subrayando la importancia del desprendimiento y del silencio para disponerse a la escucha de Dios y deseándoles a todos un buen tiempo de reflexión y de meditación.

 

Luego el señor Jorge, laico asuncionista nos dio una charla acerca del tema: “D’Alzon, un joven inquieto” la cual fue precedida por una reflexión centrada en el joven y su realidad actual. En su charla, el señor Jorge llamó a los jóvenes a aprender a percibir que lo más importante de su vida es el conocimiento de Dios y la misión que él mismo ha entregado a cada uno.

 

Al final de la charla, celebré la misa cuyo encargado de la liturgia fue Sergio Piedad y que fue animada por el ministerio de jóvenes Shadday. Durante el ofertorio los jóvenes presentaron como signos de juventud: un balón, una máscara, un celular, una libreta, una mochila, café y una cadena; así como los dones de pan y vino. 

 

Después de la misma, tuvimos la organización del hospedaje seguido por la cena. Luego hubo una breve reflexión sobre la carta de san Pablo a los filipenses seguido por un video acerca de la conversión del joven Roberto Ramírez que concluyó con la oración de la noche conducida por Yair Camacho antes de irnos a dormir. 

 

La mañana del sábado 26 de noviembre, después de la misa de las 9:00 am, celebrada por padre Fataki Kakule, el resto de la jornada se dedicó a trabajar el lema del encuentro mediante una segunda charla dada por mí sobre el tema: “El rostro misericordioso de Dios”. En mi presentación, hablé de Dios que es, antes que nada, un misterio de compasión hacia sus criaturas. 

 

Lo decisivo para la historia humana es ahora acoger, introducir y desarrollar esta compasión en nuestro modo de vivir y de actuar para difundir esta misericordia a través del mundo. Luego invité a los jóvenes a no desanimarse ante sus dificultades y faltas, incluso cuando se sienten indignos de su amor.

 

Al contrario, a ser confiados en Dios que jamás abandona a sus hijos. Luego se realizó una reflexión sobre el tema en grupos pequeños, donde los jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias personales de la misericordia de Dios.

 

La tercera charla fue dada por padre Fataki que subrayó el hecho que para el padre Emmanuel d’Alzon, “la misericordia es, en primer lugar, la expresión del amor gratuito de Dios”. El primer paso: el retorno del pecador sinceramente arrepentido que pide perdón. La misericordia es también una virtud que todo cristiano ha de cultivar.  Brota de la caridad y es una dimensión esencial de todo apostolado.

 

Como apóstol de la misericordia, el Padre D’Alzon nos impulsa a acercarnos más a Dios misericordioso: “Es imposible considerar el ser de Dios, sus perfecciones, su misericordiosa, su bondad para con los hombres sin ser impulsado a amarle cada día más” (Escritos Espirituales, p. 850). 

 

Por la tarde hubo una reflexión de dicha conferencia en medio de un ambiente de fraternidad. Fue un momento muy entrañable. Aquí los jóvenes fueron invitados a compartir sus sueños para el futuro. Se les invitó a tomar parte en las misiones de semana santa y de verano.

 

Una invitación a reflexionar sobre la posibilidad de tener un compromiso con los Agustinos de la Asunción, las Orantes de la Asunción, las Oblatas de Jesús o con cualquier otra congregación, sin olvidar al clérigo diocesano. Para animar a los jóvenes a preparar su futuro y realizar sus sueños, tuvimos testimonios de algunos participantes sobre sus propias experiencias de la misión.

 

Después de la comida y de un merecido descanso tuvimos un rato de animación y luego se llevó a cabo el rally, donde fueron diversas las actividades recreativas como, la danza africana, la huerta dalzoniana, etc. El día terminó con una hora santa precedida de una procesión maravillosa con el santísimo, animada por los jóvenes y coordinada por el hermano Manuel Moran Caloca.

 

El cierre de las jornadas se efectuó con la misa del primer domingo del adviento que se preparó con detalle y en un verdadero ambiente festivo protagonizado por los jóvenes de las diferentes comunidades participantes. 

 

La misma fue celebrada por padre Víctor Canchola, párroco de Cuichapa el cual me dio la oportunidad de compartir la palabra de Dios del primer domingo de adviento. Hablé de la vigilancia y de la atención a las cosas sencillas de la vida cotidiana en las que se manifiesta la presencia del Señor que viene.

 

Al final de la Eucaristía, di la bendición a un grupo de jóvenes comprometidos en la misión con sus biblias en las manos. Luego dirigí unas palabras de agradecimiento al padre Víctor Canchola por su acogida, a su consejo parroquial, a todos los participantes, a tantas familias y comunidades que nos apoyaron, así como a las autoridades civiles que han velado por nuestra seguridad. 

Después de la Eucaristía compartimos la comida con el corazón lleno de gozo. Ya sólo quedaba recoger nuestras maletas y decirnos adiós unos a otros. El viaje de regreso comenzó a las 4 de la tarde y llegamos a la Ciudad de México a las 11 de la noche. Todos volvimos a casa con la mochila llena de nuevas amistadas y experiencias vividas y con la mente en la fecha del próximo encuentro que esperamos con muchas ganas.

 

Estos tres días pasados en compañía de jóvenes me hicieron mucho bien, además de rejuvenecerme interiormente. Me sentí joven entre los jóvenes. Pero me hicieron también descubrir los desafíos de un mundo donde los jóvenes necesitan hacer un conocimiento profundo y una experiencia personal de Jesucristo.

 

Después de esta maravillosa experiencia, se nos pide un camino de conversión. Esto es obra del Espíritu que nos cambia la mente, el corazón, las actitudes, el modo de vivir. A cada uno de nosotros y a cada comunidad nos incumbe la responsabilidad de estar atentos y disponibles para lo que el Espíritu nos inspire.

 

Finalmente, será fundamental, que para llegar a buen puerto todos rememos en la misma dirección, como ya tuvo que hacerse en los inicios de este apostolado. Y aprovechemos esta circunstancia para agradecer a todos los que fueron protagonistas entonces y que hoy siguen apoyándonos.

 

Muchísima gracias a todos ustedes y agradecimiento especial a todos los que han contribuido de cerca o de lejos a que nuestro Dalzoniano de este año saliera muy bien. Que todo lo que hemos compartido y recibido en este encuentro nos ayude a crecer espiritual y humanamente para ser verdaderos hijos del padre d’Alzon y testigos de Jesús a través del mundo.  ¡Venga tu Reino Señor!

  

                                 Padre Sébastien Bangandu Mwanza, a.a.