Emperatriz de América

Ordenación Diaconal del Hno. Irvin Santiago Martínez, a.a.

José Alberto, a.a.

¡Felices los servidores a quien el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que el mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles (Lc 12, 37).

 

El día sábado 24 de abril, en la Parroquia asuncionista Emperatriz de América, nuestro hermano Irvin Santiago Martínez fue ordenado diacono. ¿Quién es Irvin? Cabe mencionar que es originario del Estado de México. Inició su formación en el año 2010, en esos años realiza sus estudios en filosofía.

En el 2014, inicia su noviciado en Filipinas e hizo su primera profesión religiosa el 14 de junio de 2015. Sus estudios en Teología los realiza en Argentina de 2016 a 2020, siendo parte de la comunidad del Teologado Internacional Asuncionista. Después de sus estudios, regresa a México.

 

La celebración fue presidida por Mons. Carlos Enrique Samaniego López, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México. Con todas las medidas sanitarias, pudieron estar presentes hermanos de las otras comunidades y la familia de Irvin, quienes manifestaron su alegría al acompañar a nuestro hermano en este momento especial.

Antes de la homilía, el padre Flavio Bustos Castillo, Superior Regional de México, presentó al hermano Irvin para la elección a la ordenación diaconal. Durante su homilía, Mons. Carlos nos explicó el ser y el quehacer del diacono, ministro y servidor de Dios.

 

Hablando del ser del diacono, Mons. Carlos nos dijo que este está llamado a ser una imagen viva, real, transparente de “Cristo servidor”, de Cristo siervo, de Cristo esclavo, de Cristo diacono”. Para ello, el diacono ha de despojarse de todo aquello que no deja aparecer en su persona, la imagen de Cristo diacono.

 

En cuanto al quehacer del diacono, Mons. Carlos nos explicó que el obrar sigue al ser, está unido. Por consiguiente, se espera del diacono que viva en constante actitud de servicio. Que todo su comportamiento, la orientación de toda su vida sea el servicio. A través del diacono, vemos cómo “Jesús ha querido prolongar su obra salvífica a través del servicio permanente que se realiza por sus discípulos, a lo largo de todos los tiempos, en la Iglesia”.

Luego exhortó a Irvin a ser una imagen viva de Cristo servidor, mostrando actitudes de servicio en signos concretos. La celebración dio continuidad con el rito propio de la ordenación del nuevo diacono, con la imposición de manos y la plegaria de ordenación

 

Al final de la misa Irvin dio su más sincero agradecimiento a Dios, a su familia biológica y religiosa, así como a todos los que han sido parte de este caminar formativo.

 

Por último, pidió a todos oraciones para las vocaciones, ya que necesitamos gente que siga al Señor con profundo amor y fe, en medio de esta sociedad que está necesitada de testigos genuinos y coherentes de vida cristiana.

 

Demos gracias a Dios por el ministerio del diacono Irvin, para que, con entrega y pasión, su vida esté al servicio de la Iglesia. Y oremos por las vocaciones en la Asunción para que mas jóvenes se sumen al proyecto de extender el Reino de Dios.

 

José Alberto Mejía Peña, a.a.

Aniversario sacerdotal del padre José Miguel Díaz Ayllón, a.a.

El pasado 23 de febrero del presente año, el Padre José Miguel Díaz Ayllón, Agustino de la Asunción, miembro del consejo general, presente a México, celebró en la parroquia de la Emperatriz del América sus 25 años de vida sacerdotal en compañía de la comunidad Asuncionista, los Padres y religiosos, familiares hermanos y los fieles que acuden a dicha parroquia.

 

Agradecido con Dios por el don del ministerio Sacerdotal, el padre se mostró emocionado y contento por compartir esta alegría con los que lo han acompañado en este caminar a través de su oración y amistad.

 

Durante su homilía resalto la figura sacerdotal como un sacrificio de entrega desde la libertad en donde el llamado recibido por parte de Dios se vuelve una respuesta de amor en la entrega de vida. Este sacrificio no tiene que ver con el sufrimiento, sino en una renuncia de sí mismo para poder estar al servicio de la Iglesia.

 

Este sacrificio en la vida sacerdotal implica un ejercicio personal de dejarse moldear por Jesucristo en el caminar personal, conociéndose y tener la apertura a su gracia que va llenando la fragilidad humana. Agradecido con Dios por su obra realizada en su persona nos exhortaba a aventurarnos a vivir una vida extraordinaria, yendo más allá de una ley para vivir el proyecto de Jesús en nuestras vidas que nos capacita a saber pedir perdón y vivir de acuerdo a su voluntad.

 

Al término de la Eucaristía el Padre Miguel invito a los fieles a una convivencia de acción de gracias, realizada en el salón parroquial en dónde, con alegría se compartieron los alimentos y se cantaron las tradicionales mañanitas, así como el degustar de una rebanada de pastel. La comunidad Asuncionista agradece a Dios su entrega y sigue orando por su ministerio sacerdotal, que nuestro fundador, el Venerable Padre Manuel d’Alzon siga intercediendo por su vida en la entrega de su vida ministerial.

 

Dar gracias a Dios por el don del ministerio sacerdotal alienta a que más jóvenes con inquietud busquen el ideal de Cristo y puedan ser fieles dispensadores de su gracia.

                                                                 Jenaro Pulido Rivera, postulante a.a.

Celebrando la pascua del Venerable Padre Manuel D'ALZON

en la parroquia Emperatriz

Con motivo de la pascua del venerable Padre d´Alzon, la comunidad Agustinos de la Asunción, en la Parroquia Emperatriz de América celebramos la eucaristía en compañía de los fieles y amigos de la familia Asuncionista.

 

La eucaristía fue precedida por el Padre Flavio, concelebrada por los Padres Sebastián y Jesús. Durante la celebración y de manera concreta en la homilía se resaltaron algunas virtudes que nos heredó el Padre d´Alzon a sus hijos, tenacidad, entrega, libertad, franqueza, amor, paz, comunión entre otras más, la noble tarea de ser heraldos de la vida de Dios, centrándonos en el triple amor, amor a Jesucristo, amor a María y amor al a Iglesia, con una espiritualidad encaminada a hacer presente el reino de Dios ahora, en nosotros y alrededor nuestro.

 

También se resaltó la gran importancia de conocernos a nosotros mismos por medio del ejercicio del conocimiento personal a través del cual tenemos que conocernos, reconocernos y formarnos para dominar nuestro temperamento y actuar siempre conforme a la voluntad de Dios. 

Esta celebración celebrada cada año, renueva en nosotros el espíritu Asuncionista a seguir trabajando por el Reino de Dios, haciendo presente nuestra insignia “Venga Tu Reino”, a través del ejemplo y la vivencia en comunidad.

 

Al término de la celebración eucarística compartimos la alegría de ser Asuncionista con una pequeña convivencia, en la cual compartimos la alegría de ser hijos de Dios.

                                                                                  Jenaro Pulido, aspirante a.a.

Festejando y misionando con la Emperatriz

Con mariachis, conciertos, peregrinaciones y kermés, los Asuncionistas celebraron, junto con la feligresía, la fiesta en honor a Nuestra Señora de Guadalupe Reina de México y Emperatriz de América. Fue en el cincuenta aniversario de la coronación de la bella imagen de la Morenita cuando su santidad el Papa Pío XII, el viernes 12 de octubre de 1945, la llama Nuestra Señora de Guadalupe Reina de México y Emperatriz de América. 

 

Por ello, los hermanos Agustinos de la asunción, que habían venido a México a fundar un santuario, deciden tomar ese nombre para que rija el templo que estaban construyendo. 

 

En aquel tiempo, los fieles decidieron trabajar y apoyar a los religiosos haciendo ventas, cineteca o conciertos; desde ese entonces la tradición no se ha roto. 

 

Así como hace 74 años, este 2019 celebramos a la Emperatriz con conciertos de los coros Promusica, Te Deum y el grupo Messia. Durante la novena se hicieron procesiones hacia las casas de los fieles y aprovechamos para vivir el mes misionero encomendado por el Papa Francisco, salimos a orar a las calles con el grupo de contemplación. 

 

También se llevó a cabo la kermés donde participaron todos los grupos parroquiales en los diferentes puestos. Y para cerrar con broche de oro, la celebración solemne de la fiesta patronal, presidida por el párroco Flavio Bustos Castillo a. a. y los demás religiosos y laicos asuncionistas.   

 

Fue una semana de fiesta, de trabajo y de encuentro con el Señor, y como asuncionista, también un tiempo de vivir al máximo el espíritu de la congregación. El amor a Nuestro Señor Jesucristo nos ha traído a amar y celebrar a nuestra Madre María y a aprovechar el momento para servir a la Iglesia haciendo misiones y colaborando con los fieles.

 

Que la Santísima Virgen, que ha decidido ser venerada en nuestro país, nos conceda la paz necesaria ante las distintas realidades vividas en México y que su protección e intercesión sean la fuente de nuestra esperanza. ¡Que viva la Emperatriz de América!

                                                                                Rafael Huerta Ramos, a.a.