Grupos juveniles

Dql5.png

"La Mohonera", pedacito del cielo...

Mar.png
M7.jpeg
M6.jpeg
M8.jpeg
M4.jpeg
M9.jpeg
M12.jpeg
M2.jpeg
M10.jpeg
M11.jpeg
M13.jpeg

En la parroquia de San Andrés Totoltepec, la misión de Semana Santa 2022 se realizó por el Grupo Juvenil Misionero Maranatha, en La Mohonera, una pequeña ciudad perteneciente al municipio de Chilapa, en el estado de Guerrero. El objetivo de esta misión fue vivir la Semana Santa con los sencillos, formando Iglesia.

 

Por otra parte, se trato de fortalecer la Sinodalidad en las comunidades, como lo propone el papa Francisco, dándole sentido al credo como testimonio de nuestra fe. En efecto, "Sinodalidad" es un término nuevo que expresa la identidad de la Iglesia como Pueblo de Dios en camino, en peregrinación hacia el Reino; subraya la dignidad común de todos los cristianos y afirma su corresponsabilidad en la misión evangelizadora.

La elección del estado de Guerrero se realizó con motivo de diversificar nuestras opciones, así como nuestra visión apostólica. Mohonera cuenta con unos 2500 habitantes, su lengua natal es el náhuatl. Sus habitantes son personas muy sencillas y con un gran corazón. Se puede decir que es un pueblo en el que Dios ocupa un lugar privilegiado.

 

En cada uno de los habitantes se puede sentir la presencia de Dios. Es una comunidad muy fraterna. Todos ellos se tratan como familiares. Los más pequeños tratan a los mayores como tíos, sin ser de familia directa. Eso me llenó de alegría, pues se puede sentir la cercanía entre ellos. Todos se conocen bien.

Cabe recordar que, en verdad, es una comunidad grande. Se siente la unidad entre ellos. Además, es una comunidad muy participativa y cooperativa, siempre dispuesta a apoyar en todo. A los misioneros, nos abrieron las puertas no solo de su casa sino de su corazón. Estaban muy alegres cuando llegamos a sus casas realizando el visiteo.

Tuvimos la oportunidad de compartir con ellos su forma de vivir. La gran mayoría de ellos se dedica a tejer cintas para realizar sombreros. Unas cuantas familias se dedican a la elaboración de los mismos. En el mes de octubre, casi todos se van a la cosecha de ejote. Toda la familia se va, el pueblo se queda prácticamente solo, pues todos apoyan en el trabajo.

El tema que se desarrolló fue la "Sinodalidad". El lema de la misión fue "Todos Juntos". Me sorprendió la asistencia a la pascua infantil, juvenil y de adultos, porque se llenaba el salón, y el ánimo y alegría con la que se vivieron los tres días fue genial.

En esos tres días santos, es decir, lunes, martes y miércoles santo, reflexionamos un párrafo del Credo: "Creo en la iglesia que es una, santa, católica y apostólica" aterrizándolo en la Sinodalidad. De verdad, el actuar de esa comunidad es un bello ejemplo de la unidad y de caminar juntos, como Iglesia. Todos volteemos a ver a La Mohonera, símbolo de unidad, de fe y de amor al prójimo.

Doy gracias a Dios por todo lo vivido en esta misión. Agradezco infinitamente al padre Joseph Mahamba por enviarnos; al padre Antonio Roman Bahena y al padre Arturo Cornejo por recibirnos y abrirnos las puertas de su parroquia. Mi agradecimiento se extiende a toda la comunidad de La Mohonera, por recibirnos en sus hogares y por permitirnos trabajar con ellos.

 

Finalmente, agradezco a los chicos del grupo juvenil Misionero Maranatha por su disposición y entusiasmo para llevar a cabo está misión. A continuación, algunos compañeros del grupo juvenil Misionero Maranatha, comparten su experiencia.

 

                                                                                       Maru Copado, laica asuncionista.

 

Experiencias de jovenes misioneros

Quiero compartir mi primera experiencia como misionero en la comunidad de la Mohonera en guerrero: La aceptación de la gente se vio desde que llegamos el primer día a la capilla.

 

Después se dio a resaltar la participación de adultos y niños que ni un solo día dejaron de llegar. La señora de la foto es Angela, originaria de la Mohonera y excelente maestra de la lengua náhuatl.

 

Quedo muy agradecido por todas las enseñanzas y conocimientos que me traje de ellos y el ver sus lágrimas que rodaban a la hora de despedirnos. Espero en Dios estar con ellos nuevamente el próximo año.

                                                                                                      Leonardo Dionicio Pérez

 

Mi experiencia allá en la Mohonera fue muy bonita ya que toda la comunidad es muy unida y nos transmitían mucha felicidad y mucho amor.

 

Me quedo con la sonrisa de cada uno de ellos, y con la felicidad y el cariño que me dieron los niños, jóvenes y adultos.

                                                                                                  Evelyn Barrientos Copado

 

Mi experiencia en la Mohonera ha sido una de las experiencias más bonitas en mi vida. Me gustó mucho compartir con toda la comunidad.

 

Nos dieron la oportunidad de conocerlos un poquito, nos brindaron un poco de su tiempo, nos abrieron las puertas de su casa y su amor. Son bendiciones que me llevo en mi corazón para siempre.

                                                                                                Jocelyn Barrientos Copado

 

Mi experiencia como misionera en la comunidad "la Mohonera", ha sido de las mejores cosas que me han pasado en la vida, el poder compartir momentos con las personas, aprender de ellos, de sus valores, ver cómo te abren las puertas de su corazón y de sus hogares.

No tengo palabras para agradecer tanto amor que nos brindaron desde el primer día. Puedo decir que estoy muy satisfecha porque al fin comienzo a descubrir un poco del propósito que Dios tiene para mi vida, el servir con amor al prójimo y compartir un poco de la alegría que Dios ha provocado en mí, además de que me ayudó a mi crecimiento personal, ya que supere ciertos retos que me permitieron salir de mi zona de confort y vencer mis miedos.

                                                                                                         Abigail Corona Reyes

 

Mi experiencia en la misión fue increíble, agradezco a Dios permitirme vivir esta primera experiencia en la comunidad de La Mohonera, las personas son muy cálidas, unidas y sumamente participativas.

 

Agradezco enormemente el recibimiento y todos los aprendizajes que nos brindaron las personas de la comunidad, me llevo en el corazón cada momento que compartimos.

                                                                                                                                  Denisse

 

Les quiero contar mi experiencia de mi prima misión en una comunidad llamada la Mohenera del estado de Guerrero. Esta comunidad es muy grande, pero a pesar de su extensión de terreno toda la gente se conoce y se tratan con mucho respeto. La comunidad nos recibió y nos trató como parte de su familia desde el primer día que llegamos.

 

En las actividades y dinámica que teníamos planeadas para ellos, se vio desde el primer día el compromiso y las ganas de saber más de Dios. De ellos aprendí que la edad no importa para alabar a Dios, que seamos niño jóvenes o adultos.

 

Además, para ellos esta semana santa es muy importante. Desde el jueves ponen su ofrenda para nuestro señor Jesucristo hasta el sábado de gloria que es la fiesta de resurrección ellos la festejan…

                                                                                                                            Sayra Reyes

Retiro juvenil de Adviento

V142.jpeg
fa9ef8_f1d729516970447ab66d9002f835e8a8~mv2.jpg
V9.jpg
V8.jpg
V12.jpg
V7.jpg

Con motivo del inicio del adviento, el pasado 27 de noviembre de 2021 se llevó a cabo un encuentro juvenil de 14:00-19:00 hrs., organizado por el equipo de Pastoral Juvenil Vocacional de la sexta vicaria, que tuvo lugar en el seminario conciliar de México, casa Huipulco. El tema central de este encuentro fue el amor de Dios hacia cada uno de sus hijos, la alegría del Evangelio hacia los jóvenes y la espera de nuestro Salvador.

Alrededor de 150 participantes, jóvenes de 13 a 30 años dispuestos a convivir y compartir con más jóvenes la espera en la fe. Pero al ser jóvenes, claro que sería de una manera diferente: alegre, pero sin perder el mensaje del Evangelio.

Animación

Comenzamos el encuentro con animaciones a cargo del carismático Padre Jesús. Luego pasamos a la primera actividad de integración, organizando a todos los jóvenes por grupos al sonar del silbato, el cual ayuda a que los jóvenes comiencen en una misma sintonía, ya que los tímidos o apáticos comienzan a contagiarse del ánimo y entusiasmo de otros.

Representación y reflexión

Para entrar un poco en ambiente de la meditación, el equipo juvenil realizo una representación teatral con el tema “lo que nos aleja de Dios”, que habla de los vicios mundanos que nos alejan de Jesús, pero Él siempre estará esperándonos para regresar a su redil. Trataron de transmitir el amor de Dios hacia nosotros ya que nosotros le pertenecemos.

Rally

El espíritu de los jóvenes no puede solo reflexionar sentado, y que mejor que hacer una actividad en la cual se necesite de destreza y trabajo en equipo a través de divertidas dinámicas en diferentes estaciones en las cuales reflexionamos la importancia y la personalidad de cada uno de los participantes de este acontecimiento tan grande e importante para nosotros los cristianos católicos, la espera del niño Dios.

Se realizaron 10 bases y en cada una de ellas teníamos un personaje del nacimiento de Jesús: María, José, El Ángel, Los Reyes Magos, la estrella, los pastores, Herodes, los dueños del Mesón, el camino a Belén, y Adviento. Cada encargado hacia una actividad y finaliza con una reflexión.

Hora santa

Y que mejor manera de terminar este encuentro que acompañando a Jesús sacramentado. Siguiendo con el ambiente de ánimo y convivencia, llegamos hasta la capilla donde se vivió una hora santa alegre y emotiva, acompañados del grupo musical Cristo Céntrica, que poco a po nos introducía al maravilloso misterio de Cristo en la Eucaristía.

 

Jóvenes con necesidades y nuevos proyectos ante el Santísimo, podían recordar la esperanza que Jesús nos da y que ahora necesitamos más que nunca en este tiempo aun de pandemia.

Algunos de los jóvenes que vivieron este encuentro, sintieron la alegría y el amor, con el que se preparó todo. Algunos de ellos era su primer encuentro y ya esperan con ansias el próximo. Se llevan la enseñanza que, aunque somos jóvenes y muchas veces cometemos errores, Cristo nunca nos deja solos ni mucho menos nos abandona, saben ahora que Él los ama tanto.

Como equipo de la sexta zona, queremos que todos los grupos juveniles tengan una sana convivencia y sobre todo una fe firme. Preparamos este encuentro para que los jóvenes tengan la misma espera que tuvo María nuestra Madre, a la llegada de nuestro Salvador y preparar nuestros corazones para que sean su morada. ¡Me basta que sean jóvenes San Juan Bosco!

Alberto Rosas de la Rosa

Fernanda Cesiah Villarreal

V1.jpg
Dql6.png

Una salida maravillosa al Xitle

Grupo juvenil Misionero Maranatha, llevamos a cabo una salida al Xitle para poder estar en contacto con la naturaleza, y por medio de la oración con Dios. En efecto, el Xitle está ubicado a la zona comunal de San Andrés Totoltepec. Los ancestros de este pueblo llegaron a estas tierras en el siglo XIII, en el año 1547. En aquel entonces vivían en estas tierras los Tecpanecas.

Según las informaciones recibidas de Ángel que nos llevaba a este lugar, las formaciones magmáticas que íbamos a visitar, son producto de la erupción del Xitle. Nos aseguró Ángel que, si el camino está bueno, íbamos a pasar por el Huehuenche, que es una cueva donde los abuelos escondieron las cosas de valor del pueblo durante la revolución. Junto a ese lugar está el espacio dónde los zapatistas colocaban el cañón para atracar el ferrocarril.

Salimos de nuestro barrio a las 7:30 de la mañana. Dimos una vuelta a la parroquia San Andrés Totoltepec donde recibimos la bendición del padre Joseph Mahamba, párroco, que además nos regaló bastones que nos aseguraron una subida agradable.

Por su parte, Ángel nos proporcionó algunas recomendaciones y nos pidió llevar, entre otras cosas necesarias: ropa cómoda y resistente, agua suficiente, gorra o sombrero, algún alimento (lonche) para compartir, linterna, bolsa para basura, y por supuesto, cubrebocas para el traslado de San Andrés a "La Monera"…

Iniciamos el recorrido a las 8:30 de la mañana, con gran entusiasmo y alegría. Cuando llegamos a las faldas del volcán, juntos rezamos el oficio de Laudes.  Ángel Benítez llevo a cabo las oraciones. Una vez dentro de la cueva, en las entrañas de la madre tierra, hicimos meditación. ¡La sensación y el sentimiento no lo puedo describir!

En el silencio, experimentamos la total oscuridad; sólo se escuchan las gotas caer y las palabras de Ángel que nos llevaban a encontrarnos con nosotros mismos. ¡Fue un momento en verdad mágico!

Una vez fuera de la cueva, decidimos subir al cráter muy alto e inclinado. ¡No fue fácil!  Hubo a quien le dio "mal de montaña" pero se pasó rápido. Una vez arriba, la vista, la paz, el aire fueron la recompensa y las risas de todos, la alegría del grupo. ¡En verdad padrísimo! Algunos bajaron al cráter y comentan que dentro de sentía una energía muy padre.

Por fin, llegó la hora de bajar. ¡Eso estuvo muy divertido y con una adrenalina al 100! Terminamos nuestra gran aventura con la novena del padre Manuel Dalzón. ¡Fue una experiencia en verdad maravillosa!

Maru Copado

Laica Asuncionista

Gjl_edited_edited.jpg

GRUPO JUVENIL MARANATHA

El grupo juvenil misionero "MARANATHA" (Ven Señor Jesús). Es un conjunto de jóvenes comprometidos y enamorados de Cristo y su misión. El grupo se consolidó en diciembre 16 del 2019 en la Palma, una de las once capillas que conforman la parroquia San Andrés Totoltepec.

 

Son 10 integrantes de los cuales Brandon Alexis es el coordinador, Sayra es la tesorera, Jocelyn la secretaria. Cabe mencionar que desde mucho antes ya servían a la iglesia en distintas actividades. Ahora han decidido unir sus cualidades para la misión más importante de sus vidas que es el servicio a Dios y los hermanos.

 

Se reúnen una vez por semana. Pero ahorita en contingencia, no nos reunimos. Sin embargo, se llevan a cabo temas de formación bíblica, formación asuncionista, así como la formación misionera, ya que el objetivo del grupo es de formarlos como jóvenes misioneros. La semana Santa pasada sería su primera experiencia de misión con los Asuncionistas.

 

A propósito, me contacto Maricarmen y Jorge Mejía que año con año van de misión. Lamentablemente por las circunstancias que estamos viviendo no se pudo realizar dicha misión. Para poder realizar esta misión se realizaron ventas de bazar, de tamales y dulces para cubrir los gastos de materiales y transporte. Esta participación de jóvenes a la misión tiene como objetivo captar la atención de más jóvenes para que por medio de la Palabra de Dios se enamoren de Jesús y se comprometan.

 

Además, en este grupo compartimos la palabra de Dios, nuestras propias experiencias de vida, las alegrías y las tristezas, así como nuestro deseo de poder servir. Todo esto está fortalecido con nuestro amor. Por mi parte los apoyo en la formación y animación.

 

En varias ocasiones hemos ido a hospitales a compartir los alimentos y la palabra de Dios con nuestros hermanos enfermos. Nos estamos preparando para salir al encuentro de otros hermanos en misiones venideras ya que en esta ocasión no pudimos salir por la contingencia.

 

Pero no nos desanimó pues en casa seguimos con la misión, se llevó a cabo por internet el taller del perdón con su obra de teatro, para poder llegar a los hogares y llevar el mensaje de amor. Seguimos trabajando.

 

Maru Copado, laica asuncionista