top of page
  • Sébastien Bangandu

Capítulo provincial | Quinto día: !Nos conviene haber estado aquí!


Comenzamos nuestro último día con una presentación del Padre Alex sobre la necesidad de que identifiquemos el "patrimonio estable" de la Provincia. El patrimonio estable son los bienes muebles e inmuebles que posee la Provincia y que pueden ayudar a garantizar la seguridad económica de todos los bienes muebles e inmuebles destinados a garantizar la seguridad económica de nuestra Congregación.

Algunos ejemplos son las propiedades inmobiliarias, las cosas que poseemos y que hablan de nuestro patrimonio cultural e histórico, o las inversiones a largo plazo. A medida que nos acercamos al Capítulo General, necesitamos empezar a hacer un inventario de este patrimonio, y el P. Alex nos dio con claridad y pasión algunos parámetros a seguir en este discernimiento.

El Capítulo abordará el patrimonio estable en sus próximas normas, y tenemos que estar preparados para aplicar esas decisiones a nivel provincial. Decidimos que se crearía un comité para llevar a cabo este discernimiento en un futuro inmediato.

El P. Alex hizo también una presentación sobre el estado de nuestro programa de Cooperativa Misionera, en el que nuestros sacerdotes piden ayuda para nuestra misión en varias parroquias de Estados Unidos durante los meses de verano. Este programa sigue siendo una de las actividades más generadoras de ingresos de la Oficina de Desarrollo de nuestra Provincia, y es una forma de ayudarnos a hacer crecer nuestra misión en México, África y Filipinas.

En respuesta a una propuesta de Roma de ampliar la participación en el programa para incluir a hermanos que no viven en nuestra Provincia, planteamos varias cuestiones. El proceso de solicitud ya es complicado, tenemos que asegurarnos de que los predicadores dominan bien el inglés y de que conocen y son sensibles a la cultura de la Iglesia en Estados Unidos. Estuvimos de acuerdo en que es bueno para nosotros contar con predicadores de los beneficiarios del programa (como "rostros de la misión"), pero es necesario seleccionarlos adecuadamente.

Además, necesitan estar mejor preparados: se sugirió que los predicadores reciban una hoja de temas de conversación para utilizar en las parroquias, de modo que puedan hablar mejor de cómo la generosidad ha beneficiado a la Congregación (ejemplo: historias personales del impacto financiero). Los propios superiores locales deben ser más conscientes del envío de hermanos a estas parroquias, ya que pueden alejar al hermano de la comunidad durante un tiempo.

Dedicamos otra sesión a preparar las respuestas a algunas preguntas planteadas a las comunidades en preparación del Capítulo General. Nuestro Consejo General ha percibido en la familia de la Asunción un gran deseo de conocer mejor y abrazar nuestra historia, nuestra espiritualidad y nuestro carisma. Nos preguntamos cómo podríamos crecer en este espíritu, y cómo responde nuestro carisma a las diferentes crisis que atraviesa el mundo.

¿Podríamos emprender una lectura sistemática de los Escritos Espirituales de d'Alzon en toda la Provincia, y podría haber talleres y encuentros para que los religiosos jóvenes hablaran de esta herencia? Estas asambleas serían una ocasión para profundizar nuestra identidad asuncionista y nuestro sentido de pertenencia a la familia de la Asunción.

La visión de D'Alzon sobre los problemas fundamentales sigue siendo extremadamente pertinente para el mundo de hoy. Tenemos que enraizar nuestra discusión sobre d'Alzon y Agustín en nuestra realidad actual, y detallar cómo hablan a esa realidad.

Roma nos ha pedido también que reflexionemos sobre el carácter misionero y la vocación de la Asunción. ¿Qué significa para nosotros ser "discípulos misioneros" en el mundo de hoy? Este ha sido un tema importante para el Padre General en un deseo de contrarrestar el individualismo y el clericalismo.

Ser misionero, nos dimos cuenta, significa también dirigirse a la propia cultura en casa, en el mundo de hoy, cada vez más postcristiano. Ser misionero significa ser "enviado", por lo que la propia Iglesia no puede no ser misionera. Como discípulos, estamos necesariamente en misión, saliendo de nosotros mismos para anunciar la Palabra de Dios. En otras palabras, los discípulos deben ser también evangelistas.

Para nuestro siguiente debate, evaluamos el gobierno de nuestra Provincia en estos últimos seis años. Reconocimos que la pandemia nos dificultó el contacto, pero también nos hicimos eco de que es importante que las comunidades vean más al Provincial y a su consejo en persona. Nos preguntamos cómo podría darse este acompañamiento en el futuro. ¿Qué relación tendrá el superior regional en México con el Provincial y su consejo? ¿Podría reunirse con ellos al menos una vez al año?

Más ampliamente, ¿cómo podría la Provincia en su conjunto reunirse más regularmente para compartir ideas, impresiones y esperanzas? Recordamos que el Capítulo Provincial de 2017 había sugerido celebrar foros cada tres años, pero ¿quién puede decir que las estructuras que tenemos ahora, como un consejo regional, son las que tendremos en el futuro?


A continuación, pasamos a nuestra fase final del Capítulo Provincial: la votación de nuestros delegados y suplentes para el Capítulo General. El P. Dennis nos recordó que los hermanos elegidos lo son para representar los intereses de la Congregación en su conjunto, más allá de su contexto local. Debe ser capaz de contribuir a la conversación que conduzca a la renovación de nuestra Congregación.

Tras una primera votación por sondeo, el P. Chi Ai y el P. Louis fueron elegidos representantes de nuestra Provincia; el P. Alex y el P. Irvin fueron elegidos suplentes. Agradecemos a cada uno de estos hermanos su disponibilidad para representar a nuestra Provincia y su entusiasmo en la construcción del Reino de Dios.

El Capítulo Provincial terminó oficialmente con una Misa de clausura. El P. Dennis celebró una Misa de Vigilia por la Epifanía, y nos recordó que debemos "vigilar" esa luz interior que Dios nos ha dado a cada uno. En esta gran fiesta de la luz, nos pidió a todos que reflexionáramos sobre cómo podemos compartir más apasionadamente esta luz con los demás en el mundo.

Aunque a veces el mundo no se dé cuenta (porque está lleno de tanta oscuridad), necesita esta luz, este don que hemos recibido (y seguimos recibiendo cada día) de Nuestro Señor. ¿Cómo pueden la fe, la esperanza y el amor de Cristo iluminar cada una de nuestras vidas?

Así termina una semana maravillosamente fructífera en México para el Capítulo Provincial. Como reflexionó el P. Dennis durante las observaciones finales que nos dirigió: "Es bueno que hayamos estado aquí".

Hno Daniele Caglioni, a.a.

Secretario del capítulo



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page