• Sébastien Bangandu

Experiencia de noviciado en Brasil


A fin de revitalizar la relación entre la región de México y las provincias de América Latina (Provincia Andina y Brasil), se han organizado hasta ahora dos encuentros de formadores. El primer encuentro tuvo lugar en Orizaba – Veracruz del 8 al 10 de mayo 2018. El segundo encuentro se vivió en la comunidad de noviciado “Espirito Santo Do Pinhal” en Brasil, del 13 al 17 de mayo del 2019.

En ambos encuentros, se planteaba la posibilidad de intercambio de experiencia en el ámbito de la formación a la vida religiosa asuncionista. El mandar a Brasil de dos postulantes mexicanos al noviciado es una de las realizaciones proyectadas.

El día 15 de febrero se celebró como cada mes la misa en honor al padre Matheus en la comunidad Espirito Santo do Pinhal en Brasil. A la vez hicimos la toma de hábito junto a otros tres hermanos brasileiros: William, Leonardo y Adriano dando inicio a la etapa del noviciado.

En representación del Padre Provincial fue el Padre Mauro quien presidio la Eucaristía, durante su homilía recalco que: “la etapa del noviciado es esencial, es en donde se reelabora la vida desde la experiencia de oración y la experiencia en comunidad y a la vez nos preparamos para una vida en misión’’.

El Padre Joao Gomes nuestro maestro de novicios, oro a Dios pidiendo su gracia y diciendo también que: “Cristo mismo será nuestro guía y sustento en esta experiencia que se inicia. Sigamos los pasos de nuestro fundador, nuestro querido Padre Emanuel d’Alzon”. Después de la misa tuvimos un momento agradable de convivio fraterno con amigos y laicos de la parroquia.


Mi opción por Cristo en la Asunción (José Alberto)

Agradezco a Dios y comparto mi alegría por el inicio de esta etapa en el carisma y espíritu de la Asunción. Es una experiencia que enriquece y toca varias dimensiones en mi vida; una experiencia que me lleva a otro país, otra cultura y otra lengua, teniendo como fin un encuentro profundo con Jesucristo que es el que nos une en las diferencias.

El camino que se hace en la vida consiste siempre en crecer y decrecer, vivir con lo esencial y dejar lo innecesario; todo un trabajo interior al que como personas y cristianos estamos llamados y del cual puedo constatar que atentos a la gracia de Dios que actúa en nuestras vidas es como se puede dar respuesta al plan que él nos va revelando. Motivado por el Espíritu de Dios que renueva mi vocación, me dispongo para vivir este tiempo.


Mi experiencia de noviciado (Orlando Filiberto)

Desde la formación como postulante, agradezco el apoyo y confianza de la congregación fundada por el venerable padre Manuel D’Alzon. Doy gracias a Dios por la oportunidad de profundizar sobre el carisma y espiritualidad como novicio asuncionista: ha sido una gran experiencia de grandes retos y misterios.

Sin duda el desapego familiar y cultural es siempre uno de los más difíciles, pero gracias a los consejos y formación que he recibido como postulante en México he podido tener la apertura de acoger y recibir esta nueva etapa. En general es una experiencia de mucho contacto interior en un lugar adecuado, con mucha paz, nuevos hermanos, el apoyo de un hermano mexicano conmigo, y el crecimiento personal.

Finalmente, es una etapa profunda de discernimiento y maduración vocacional para mí, un gran tiempo de gracia que voy a poder vivir con mis compañeros, guiados por el Espíritu de Dios a través del acompañamiento de nuestro maestro de novicios.


Orlando Filiberto, José Alberto, a.a.

188 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo